He tenido una semana horrible…

La semana pasada durante la primera sesión de mentoría con una de mis clientes la conversación empezaba tal cual:

Yo: ¿Qué tal ha ido tu semana?

Clienta: He tenido una semana horrible…

Empezamos a desgranar todo lo que le había pasado y además de un hecho fortuito en el ámbito familiar, el resto eran desencuentros y problemas en la empresa.

Había tenido que trabajar con un cliente insoportable (sus palabras) que además sospecha que no va a pagar a tiempo si es que paga.

Había tenido problemas con un proveedor que no había respetado ni plazos ni tiempos seguido de una discusión algo acalorada al teléfono.

Y finalmente el nuevo miembro del equipo había olvidado cerrar bien los ordenadores de recepción de forma que al día siguiente no pudieron empezar a la hora a atender a los clientes que iban llegando.

Resultado: mi clienta estaba nerviosa y muy cansada. Con ganas de mandarlo todo a…

Cosas que pasan en una empresa podemos decir, podemos pensar. Y es cierto que todas estas cosas pasan y son el pan nuestro de cada día.

La cuestión es que cuando fuimos entrando mas en materia descubrimos que no es que mi clienta hubiera tenido una “mala semana” sino que se había olvidado de poner límites.

Poner límites en tu empresa

De hecho llevaba sin poner límites claros ya un tiempo. Porque le cuesta, porque le da cosa decir que no o por el qué dirán si me pongo “mandona”.

La conclusión es que el cliente es insoportable, podemos discutir que quizás jamás debió empezar a trabajar con el pero… una vez empezado el proyecto debería haberle puesto límites claros: firmar un contrato específico, describir el proceso y forma de trabajo, plazos, horarios, condiciones. Poner límites claros, trazar rayas rojas, con amabilidad y firmeza. Siendo claro y asertivo.

Otro tanto nos pasa con el proveedor y con el nuevo miembro del equipo cuando entramos a analizar cada caso por separado.

A veces no es que tengas una semana horrible, o un mes espantoso, a veces es simplemente que no has puesto límites y te han ido atropellando por varios flancos.

¿Te pasa a menudo? Mándame un mensaje y agendamos una llamada de inmediato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 12 =