Techos de cristal o ¿Cuál es el cuello de botella de tu empresa?

Después de muchos años como mentora de empresas he podido ir reconociendo y recopilando distintas situaciones en las que nos encontramos los empresarios y que forman verdaderos cuellos de botella en las empresas. A mí me gusta también llamar a estas situaciones techos de cristal.

No me refiero, con esta expresión al conocido techo de cristal para las mujeres, que en un momento dado no pueden avanzar en su carrera profesional. Sino a esas situaciones de estancamiento que todos hemos podido experimentar en algún momento.

Queremos seguir creciendo, progresar, vemos cimas de montañas altas alrededor pero no sabemos cómo seguir subiendo. Tenemos algo que nos bloquea el paso, es nuestro techo de cristal particular.

Cuello de botella empresa

Estos son los techos de cristal que he ido identificando con el tiempo. ¿Alguno lo identificas como propio?

Artista de platillos en el circo: Siempre ocupado con mil cosas pequeñas y con sus proyectos en crecimiento aparcados hasta que “se pueda”. Este tipo de techo es muy frustrante porque el empresario está realmente muy ocupado, el problema es que lo está con las cosas más básicas de su negocio (cambiar una bombilla en el local, comprar regalos para los empleados, llamar al de los ordenadores…) y este estar ocupado en lo más básico le impide volar mas alto. Le impide dedicarse a la estrategia de crecimiento.

100 productos distintos. El de vamos a desarrollar 10 productos distintos a la vez. Y acabamos no desarrollando nada. Este es otro techo de cristal bastante reconocible para muchos. Muchos empresarios son tremendamente creativos y ambiciosos, se les ocurren cientos de ideas cada año. Es difícil el no caer en la tentación de querer desarrollarlas, todas! El problema de este tipo de bloqueo es que no hay foco en nada. Para que una empresa pueda crecer hay que poner los esfuerzos en algo concreto. No se puede hacer crecer todo a la vez.

Sola ante el peligro. Sigo sola y necesito equipo desde hace ya 3 años, pero si eso el próximo año… contrato a alguien. Uno de los cuellos de botella que mas veo entre las empresarias y directivas. El seguir y seguir solas, o con muy poco personal, echándose a la espalda todo tipo de tareas. Poniendo en riesgo el crecimiento de su empresa, pero sobre todo su salud.

El bucle. No invierto en mi, ni en mi empresa, ya invertiré cuando gane 5000, 10.000, no espera 30.000. Este es un bucle que también se repite mucho. El error está en pensar que vas a poder ingresar cada vez mas sin hacer ninguna inversión previa. Si no cambias nada, los resultados que vas a obtener son siempre los mismos o en el peor de los casos irán a menos. Es importante entender que es necesario invertir en una misma y en la empresa para poder generar crecimiento.

Techo cristal empresas

Otros cuellos de botella que pueden estar paralizando tu crecimiento y el de tu empresa

Busca, compara…Voy a ver qué hacen los competidores, uf, que web tan chula, qué Insta tan bien hecho, lo nuestro no vale para nada. Anda ya se han pasado 3 horas mirando webs y ahora ya no tengo energía para nada. Me voy a casa y mañana sigo. ¿Os suena? esto lo hemos hecho todos en algún momento.

Wall Street. El dinero entra y sale pero no tengo ni idea de dónde está, hay beneficios? si? no? puedo invertir? ahorrar? me llegará para pagar salarios el próximo mes, uf, otra vez semanas sin dormir. Vamos a hacer una campaña de descuentos para que entren mas ventas! Ayyyyy!

El total para qué me voy a liar… Quiero crecer pero en realidad estoy muy cómoda donde estoy, crecer me da vértigo, así que me digo a mi misma que lo vamos a dejar para más adelante. Pero ese run run sigue en tu cabeza y mientras tanto te consume energía.

Star Wars, Al frente de otra nave nodriza. Estás al frente de tu empresa pero ya no sientes la ilusión de antes, te gustaría dejarlo todo, tu empresa no te hace feliz. Hace un tiempo que tomaste decisiones que no estaban alineadas contigo ni con lo que quieres, te encuentras al mando de una nave que no sientes como tuya. Quizás has copiado sin pensar retos que tus competidores estaban haciendo, a lo mejor has seguido el consejo de amigos, pareja, para hacer cosas que no van contigo realmente. Estás sin rumbo.

Lío en Río. Tu empresa no funciona como debería, hay fallos todos los días, quejas, reclamaciones, y no sabes por dónde empezar a corregir el rumbo. Qué hacemos, paramos y cambiamos o seguimos corriendo hasta ver donde podemos llegar antes de explotar?

• Existencialista. Filósofa, en realidad no valgo, no me lo merezco, no sé ni cómo he llegado hasta aquí. Hay tanta gente haciendo lo mismo que yo pero mejor. Bah total déjalo.

Y por último, pero no por ello no menos importantes, otros techos de cristal

Aterriza como puedas. Tienes éxito, los clientes no paran de llamar a tu puerta, quieren tu producto o servicio pero no tienes la trastienda de tu empresa montada en condiciones para atenderles. Cada día es una gymkana para llegar hasta el final sin perder a ninguno por el camino. No puedes parar para organizarlo todo así que has decidido que necesitas, socios, equipo y empezar a mandar a tus clientes a la competencia?

Corredora en círculos; llevas ya 5 años probando de todo un poco y moviéndote en círculos, aceptas consejos de todo el mundo y de nadie. Cuando alguien con criterio y experiencia te dice que tienes que cambiar algo estructural ignoras el consejo y sigues corriendo en círculos. Eres altamente influenciable por las últimas tendencias, buscas soluciones rápidas para ganar mas. Si paras un momento y echas la vista atrás te das cuenta de que nada ha cambiado para mejor, todo sigue estando cogido con alfileres, también tu salud y bienestar. Este tipo es difícil de ayudar, porque sencillamente no se deja, necesita experimentar de forma personal las consecuencias y seguir aprendiendo en la escalera empresarial.

¿Qué hacer cuando estás en esta situación de techos de cristal?

  • En primer lugar no te agobies ni te culpabilices por estar en esta situación. Yo siempre os explico que los techos son normales, naturales en toda organización. Es lógico que tengamos momentos de crecimiento y otros de estancamiento. Así que no agobiarse, respirar y ser conscientes de que es normal.
  • En segundo lugar intentar identificar qué tipo de bloqueo tenemos, para ello es interesante el analizar (mejor en equipo) los distintos pilares de la empresa: posicionamiento, marketing y ventas, finanzas, organización, líder y equipo.
  • ¿Qué es lo que está funcionando bien?
  • ¿Dónde tenemos problemas en estas áreas?
  • ¿Son problemas que se repiten o son aislados?

Hacer y contestar las preguntas adecuadas puede darnos una orientación sobre nuestro problema.

Una vez que has identificado los retos que tienes por supuesto hay que encontrar las soluciones, este paso y el anterior son a veces difíciles de dar, porque tú y tu equipo formáis parte de una realidad. Y es difícil sustraerse a esa realidad y verlo todo en la distancia, con perspectiva.

Por eso, porque sé que es complejo realizar estos análisis te propongo que no los hagas solo, hazlo en equipo, hazlo con un grupo de empresarios (mastermind) y si no tienes ninguna de estas posibilidades déjame un mensaje y agendamos una llamada.


E-book 4 Reglas de oro

PARA SER MÁS PRODUCTIVA Y ESCALAR TU NEGOCIO

Obtén el control de tu negocio y vuelve a liderar tu vida

¿Te sientes prisionera de tu negocio? Seguramente empezaste con tu empresa hace ya unos años y comenzaste haciéndolo todo sola. A día de hoy sigues llevando el peso de todo o casi todo y eso te genera estrés.

Sientes que si faltas tú, si te ausentas unos días, tu negocio se va a desplomar y eso por no hablar de lo imposible que te resulta dedicar tiempo para innovar y hacer que el negocio crezca. 

Por todo esto, además, tu vida personal y familiar se están resintiendo, ya que no logras dedicarles el tiempo que te gustaría porque tu empresa te absorve demasiado.

Con esta guía gratis, aprenderás a:

  • Cambiar tu mentalidad: de trabajadora a líder
  • Diseñar procesos y sistemas que te permitan enfocarte en lo realmente importante y delegar o automatizar tareas
  • Reconocer claramente a tu cliente ideal y descartar clientes no rentables o clientes tóxicos
  • Gestionar la situación financiera de tu negocio y llevar un control de los gastos

3 comentarios de “Techos de cristal o ¿Cuál es el cuello de botella de tu empresa?

    • Sonia Fernandez dice:

      Hola Francisco Javier, tengo curiosidad por saber cuál es el reto de tu empresa. Quizás te encuentras en una situación muy específica o tal vez tu reto es una mezcla de varios de los que he mencionado.
      Un saludo, Sonia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 5 =