La butaca amarilla que se transforma en un elefante gris

Hoy os cuento algo que nos puede pasar mucho a los empresarios cuando tenemos que tomar decisiones o afrontamos un nuevo proyecto.

Pensad que ser empresario es precisamente esto, hacer cosas nuevas constantemente, afrontar nuevas colaboraciones, nuevos proyectos, es salir de nuestra zona de comfort cada dos por tres. Y esto a veces es difícil, da miedo.

Un ejemplo simple pero que ilustra el proceso:

Hace poco una empresaria me contaba de un proyecto que le hacía mucha ilusión, ella sabía que el hacer algo así era un paso que quería dar. Significaba mucho para ella y para su negocio, sabía que el proyecto le haría crecer personal y profesionalmente. Le apetecía mucho hacerlo, era ella la que había dado los primeros pasos y estaba haciendo lo posible para que esto sucediera, pero…

Lo que empezó como un reto positivo e ilusionante que iba a dar rienda suelta a toda su creatividad, empezó a transformarse en la cabeza de esta mujer. Empezó a verle «los peros» y siguió visualizando en solitario este proyecto: empezó a ver el vaso primero lleno, luego medio lleno, luego vacío y al final casi roto.

Os pongo un poco en antecedentes

(no corresponden del todo a la realidad para proteger la privacidad del cliente):

Para hacer unas colaboración importante con un fotógrafo profesional muy reconocido tenía que realizar muchos preparativos, que involucraban a gente desconocida, había que hacer cosas nuevas, cambiar rutinas.

Hablando de este proyecto fui notando la evolución, con el paso de los días la noté mas nerviosa, tenía muchas dudas y mil ideas. Estaba proyectando el futuro, pensando en todas las cosas que podían ir mal. Y el estrés y el derrotismo iban ganando terreno.

Hablamos de muchas cosas y de repente dijo: hay en el showroom una butaca amarilla que nos va a fastidiar la primera sesión de fotos.

Había visto esta butaca amarilla solo una vez y empezó a pensar que la butaca iba a ser muy grande y pesada. Y que seguramente no la iba a poder mover ella sola, y que por lo tanto tendría que llevarse a parte del equipo a la sesión de fotos, y que al mover la butaca seguramente no quedaría espacio para nada mas y la perspectiva se estropearía y…

Durante nuestra charla le pedí a esta empresaria si tenía una foto de la butaca, finalmente vimos una foto y las dos pudimos darnos cuenta de que la butaca era pequeña en realidad y podía apartarse con un simple empujoncito de nada. Y que ademas una vez movida no iba a molestar para nada, ni se necesitaba a nadie para moverla, y no solo no iba a estropear nada, sino que creaba un contraste muy bonito con el resto…

En la soledad de los pensamientos de un empresario la butaca amarilla mas insignificante puede transformarse en un enorme elefante gris de toneladas de peso.

¿Te has encontrado en uno de estos procesos con tu empresa?

Tienes un proyecto nuevo para tu empresa, algo que te ilusiona y al mismo tiempo notas que te da un poco de miedo hacer.

Sigues adelante y las dudas cada vez se van apoderando mas de ti, no te atreves a tomar la decisión, vas para adelante y para atrás pero notas que no avanzas.

Y si no acierto? piensas? Y si no merece la pena hacer esto? y si resulta que luego no me gusta nada hacerlo? les gustará a los demás? igual yo y mi empresa no estamos a la altura?

Y te comparas y llegas a la conclusión de que hay mucha gente mejor que tu, que hay empresas mejores haciendo lo que tu quieres hacer y te desilusionas y quieres tirar la toalla.

La butaca amarilla que se transforma en un elefante gris

A la hora de realizar nuevos proyectos o de tomar decisiones en tu empresa, te gustaría:

  • No sentirte paralizada por el miedo.
  • Sentirte segura de que estás tomando la decisión correcta.
  • No compararte con nadie, sino seguir tu camino, seguir adelante con ese proyecto que te ilusiona y al mismo tiempo es un reto.
  • Ser consciente de que salir de tu zona de confort supone aprender algo nuevo y que esto es positivo y necesario para tu crecimiento personal y profesional.
  • Saber qué cosas son importantes a la hora de llevar ese proyecto a buen puerto y cuales son accesorias.
  • Obtener resultados de una manera sencilla, asequible que no te suponga estrés, mucho tiempo o recursos inasumibles.
  • Mantener siempre la perspectiva y la serenidad sin empezar a preocuparte por cuestiones que ni siquiera existen o solo lo hacen en tu mente.
  • Reconocer que el miedo está ahí pero no dejarte dominar por el, escuchar esa voz y decirle, vale, estás ahí pero elijo no hacerte ni caso, yo voy a seguir porque se que tengo que hacer esto.
  • Ser amable contigo misma y aceptar que la perfección no existe y que la primera vez que haces algo no tiene porque salirte bien, que puedes equivocarte. Acuérdate de la primera vez que te montaste en una bici, seguramente te caiste alguna vez? seguramente no todo fue maravilloso, pero eso no te frenó, seguiste practicando hasta que fuiste capaz de andar en bici y disfrutar de los paseos con tus amigos en el verano.

Hay una forma de aprender a afrontar este tipo de retos:

Practicando!

No intentes ver todos los pasos y estar preparada para todo, estás viviendo demasiado en el futuro, seguramente preocupada por problemas o retos que nunca van a suceder. Prepara lo que tengas que preparar y da un primer paso y luego ya darás el siguiente. Pero céntrate en el aquí y ahora.

Elige no escuchar esas voces que te dicen que no puedes, no les des alimento.

Si sientes una mezcla de ilusión y vértigo ante lo que estás haciendo sabes que estás ante tu camino de crecimiento personal y profesional.

Asume que si no lo has hecho nunca no tienes ninguna prueba de que no vas a poder hacerlo.

Olvídate de la perfección, lo perfecto NO EXISTE.

No lo he hecho nunca luego creo que puedo hacerlo

Pippi CALZASLARGAS, Astrid Lindgren

Necesitas ser tu misma al 100% para poder crecer, para poder crear, para conectar con otros y también para ser feliz.


Ayudo a empresarias que están creciendo o son líderes en el mercado a conseguir un crecimiento duradero basado en el crecimiento personal y la organización de todos sus sistemas, con mi programa:  

❤ CRECER Edición Scale Up y Leader Up. 

Estos programas abren su plazo de inscripción varias veces al año.



Te invito a unirte a mi grupo de Facebook: Crecimiento empresarial o a seguirme en Instagram

CRECIMIENTO EMPRESARIAL SOSTENIBLE = 

EMPRESA ORGANIZADA=

LA VIDA QUE QUIERES TENER

Un comentario de “La butaca amarilla que se transforma en un elefante gris

  1. Pingback: 6 motivos por los que dejas algo importante sin hacer - Sonia Fernández-Business Coach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − catorce =